Capi Cabrera

Espera09
Espera Interna
Espera08
Capi Cabrera nos presenta en su proyecto Pintura y Espera la certeza de su intuición. La aparente casualidad del trabajo expuesto es el resultado de aprender (des)haciendo, de saber intuir el acontecimiento antes de que se produzca; algo tan conmovedor como la necesidad del ser humano de conocerse en el mero vivir.

El artista pinta sobre soportes livianos, transparente acetato de celulosa y metacrilato, la función de la cura, que no es el tema: es la utilidad de lo inútil, paradoja resuelta por Ordine en su precioso libroLa utilidad de lo inútil. Manifiesto, al considerar útil todo aquello que nos ayuda a hacernos mejores, sin afán de lucro. 

Capi tiene gusto por la superficie brillante del esmalte sintético y el saturado rojo flúor. Conoce la importancia de la magia y el sentido de la técnica. Sabe de la mecánica de los fluidos. Los motores de su pintura son tres: la energía del desecho necesario, la mirada delicada y la síntesis entre el gesto y su huella. 

Pintura y Espera también es, quizá, metáfora del innegable muro, del plano sobre el cual el pintor proyecta su poética mientras acontece la vida. No expresa el tiempo. No representa el momento. Lo encapsula. Al voltear el acetato hace desaparecer los milímetros de la carga pictórica. Los brochazos reaparecen como en la pantalla iluminada del monitor. Ora detiene el gesto. Espera. Ora tensa el movimiento. Así nos enseña apenas, con juguetona metodología, la parte trasera de su pintura, los estratos ocultos, lo inusual de los hechos. 
 

Juan Antonio Canales Hidalgo
Universitat Politècnica de València
Las Palmas de Gran Canaria, 1983

Los procesos creativos relacionados con la abstracción y mecanismos no referenciales permiten a Capi Cabrera encontrar un modo de expresión, un lenguaje, un juego donde estar atento a los hallazgos y una búsqueda de coherencia entre los procesos pictóricos y vivenciales.

Conceptos como el azar y la serendipia, son abrazados como un método de acercamiento a los procesos; un intento de alejarnos de la idea del resultado como algo previsto y planificado.   

La huella como extensión gestual del cuerpo; el vacío como elemento generador de transformaciones; el brillo y la luz; hacen que lo procesual se convierta en uno de los principales valores para la obra en consecuencia de ese devenir creativo.   

Capi Cabrera se balancea entre el contraste de materiales industriales con acabados superficiales como el acetato, el metacrilato o el caucho artificial y la calidez del gesto y su expresión. El uso de estos materiales y la posibilidad de transformación, implican un desapego de la imagen final, de la obra. Predominando un claro posicionamiento sobre el valor, la importancia de los procesos y la investigación que pasan a ser más importantes que el resultado final. Siendo imposible entender la pintura sin la espera.  

Pintura y espera

06 Jul. 2018


Descargar nota de prensa