Papiroflexia animal-inyección vegetal, 2015. Acrílico  sobre lienzo, 135 x 292 cm.
Papiroflexia animal-inyección vegetal, 2015. Acrílico  sobre lienzo, 135 x 292 cm.

La renovación y la experimentación del lenguaje plástico han marcado la trayectoria de Daniel Verbis (León, 1968) desde su primera exposición hace ya 25 años. En un interesante juego de ida y vuelta entre la obra pictórica y la intervención en el espacio expositivo, el trabajo de Verbis ha sabido actualizar el concepto de la pintura ahondando en lo menos predecible del discurso actual del arte, ha sabido combinar una nueva materialidad sin abandonar el cuadro tradicional. Acondicionando la expresividad gestual a la racionalidad geométrica, Verbis ha logrado casar su poética individual con la iconografía naturalista y la referencia cultural, el capricho del azar con una estricta honestidad formal.

En Ser mirada y (des)aparición... la geología orgánica y la geometría cristalográfica, la geografía expansiva y el laberinto celular, la ramificación vegetal y el desenvolvimiento animal sirven para concretar una pintura del cuerpo sin nombre propio, una pintura que  con(firma) su singularidad alterando el espacio visual, una pintura que se distancia del inhumano imperialismo tecnológico despellejando la coraza del intríngulis sensorial, corporal, carnal.

En Ser mirada y (des)aparición... la pintura descriptiva incorpora con naturalidad la acción, la antiforma; pintura delicuescente que brota de una fuente oculta que registra su propia pulsión, pero también la pintura figural (Lyotard), la forma referencial, es decir, la forma coaligada con el lenguaje.